Se nos conoce como religiosas “Hijas de María Auxiliadora” o “Salesianas de Don Bosco”. Pertenecemos a una familia religiosa fundada en el año 1872 por San Juan Bosco y Santa María Mazzarello. Nuestros orígenes se remontan al siglo XIX y a un escenario muy concreto: el norte de Italia en todo el auge de la Revolución Industrial, con todo los matices que conlleva -positivos y negativos- de avances tecnológicos y científicos -pero también y sobre todo de inmigración y desarraigo de la propia tierra y raíces familiares y culturales, miseria, situación de riesgo alto para las mujeres y los más jóvenes, precarias condiciones laborales – Es en este contexto donde se lleva a cabo nuestra misión de educación de las niñas y jóvenes de las clases pobres y populares.

El 5 de agosto de 1872 las primeras Hijas de María Auxiliadora pronunciaron su “sí” como María para ser “auxilio” sobre todo entre las jóvenes. Se llamaron “Hijas de María Auxiliadora” porque fue la Virgen quien manifestó a Don Bosco la voluntad de Dios para esta nueva presencia en la Iglesia. Por esto Juan Bosco repetía: “Vosotras pertenecéis a una Congregación que es toda de María” y quiso que el Instituto fuera el monumento vivo de gratitud a la Virgen.

Vivimos nuestra misión como educadoras-evangelizadoras de los jóvenes, con estilo salesiano que se basa en el sentido de la presencia de Dios, el espíritu de familia, la acogida, la cercanía, la amabilidad, la alegría, la confianza…

Nuestro método de acción pastoral se fundamenta en el Sistema Preventivo, basado en los “pilares” de la razón, la religión y el amor.

Este Sistema Preventivo es original de Don Bosco, y María Mazzarello lo hizo vida con la aportación de una relación educativa rica en valores propios de la identidad femenina: el hacerse cargo de los otros, la maternidad educativa, el sentido del realismo y de la concreción.

Ofrecemos a los jóvenes la espiritualidad juvenil salesiana, como expresión e itinerario de su compromiso para ser “buenos cristianos y honrados ciudadanos”.

Colegio María Reina, nuestros orígenes

En el curso 1955-56 Sor Amelia Fernández del Campo, como Directora, y las hermanas Sor Elisa Casero, Sor Adela Moreno y Sor María Villoldo junto a otras hermanas, se hacen cargo de las “Escuelas María Reina” de Aravaca, dirigidas hasta entonces por seglares, y patrocinadas y regentadas por la Asociación de Señoras Católicas. Las hermanas imparten clases de Jardín de Infancia, Párvulos, Preparatorio y Primer Grado, con un total de 190 alumnas.

El Centro cuenta con Talleres de bordado y Corte y Confección a los que asisten más de 60 obreras distribuidas en diferentes horarios. Se imparten clases nocturnas para las muchachas que trabajan en los talleres, incluyendo alguna hora de formación Religiosa.

Las Hermanas implantan el “Oratorio Festivo Salesiano” para las tardes de los domingos.

Las alumnas van aumentando progresivamente y a finales de la década de los 60 se construye un nuevo pabellón en previsión de la futura Reforma Educativa.

En mayo de 1969 se constituye la Asociación de Padres de Alumnos eligiendo como Presidente al Sr. San Segundo.

En 1971, con la Ley de Educación “Villar Palasí” se impone la Educación General Básica. Los cursos que se imparten son: Párvulos (1º y 2º curso), E.G.B. (1º a 4º curso) y Bachiller (1º a 3º).

En 1976 finaliza la actividad de taller y se va dando paso a otras actividades de mayor actualidad, como son la mecanografía y la taquigrafía.

En 1986 cambia la Ley de Educación y se van imponiendo las nuevas tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC)

Doña María de Oriol y Urquijo, presidenta de la Asociación de Señoras Católicas, delega en Doña Carmen de Icaza de Oriol para una mayor atención a la obra, y finalmente el 23 de Junio de 1989 el colegio pasa a ser propiedad del Instituto de Hijas de Mª Auxiliadora.

Desde entonces y hasta ahora, nuestro Colegio ha ido modificándose y avanzando hasta posicionarse como Centro referente de la enseñanza del idioma inglés y la actitud innovadora en sus metodologías de enseñanza.