VISITA AL CASTILLO DEL MARQUÉS DE SANTILLANA

Salimos de Madrid preocupados por el frío y la lluvia, pero enseguida nos dimos cuenta de que todo iba a salir bien: los niños se portaron fenomenal en el autobús y disfrutaron mucho de la película.

La niebla y la lluvia hicieron que el castillo del Marqués de Santillana pareciese mucho más de su época que de la nuestra y, justo antes de tener que salir a comer, escampó. Cierto es que tuvimos que comer bajo la marquesina de los autobuses, aunque no dejó de ser pintoresco y divertido. Finalmente, dimos un paseo por el parque y volvimos a casa muy contentos por el gran día que habíamos tenido.

Los comentarios de esta entrada están cerrados